10/17/2009

Hypatia de Alejandría: Detrás de cada gran mujer, hay un (o muchos) gran (o grandes) sistemas de creencias.




Este blog nació con una entrada que hacía referencia a la adaptación a la gran pantalla de la vida de Hypatia de Alejandría. Este entrada, la escribo después de ver el largometraje.

La película en esencia, es una crítica al fanatismo, bastante cuidada. Sin embargo nos muestra al personaje histórico de Hypatia como una pagana/atea científica sin profundizar mucho en sus ideales metafísicos o sistemas de creencias. “Creo en la filosofía”, es una de las pocas y superfluas referencias a la filosofía y creencias de Hypatia en el film.

Hypatia pertenecía a la escuela neoplatónica, una heterodoxa combinación de otros sistemas filosóficos y religiosos con influencias de Platón, Pitágoras, Aristóteles y con elementos del hinduísmo y del misticismo judío.

Según el neoplatonismo, el principio supremo de todo es la Unidad Absoluta [1], y todo los demás, Alma incluída, surgiría por emanación. La diferencia entre creación y emanación, sería que mientras en la primera doctrina, Dios habría creado el Universo como algo separado totalmente de él, en la segunda todo lo existente sería un proceso continua descendente, si esa separación entre creación y creador [3]. Así como el emanacionismo excluiría la voluntad del creador, a ser todo lo existente una consecuencia de este, no necesariamente buscada a voluntad. Así, todo estaría de alguna manera ordenado tal que podríamos ascender por medio del desarrollo de consciencia hasta los niveles más altos, es decir cerca de “lo Uno” [2].

Además de la Unidad Absoluta, hay dos elementos importante en la doctrino neoplatónica: en primer lugar, el Logos, que es la inteligencia que contiene todas las ideas posibles. Y después, el Alma, principio del movimiento y el mundo físico, que se encargaría de materializar las ideas del Logos.

El camino del Alma hacia la Unidad Absoluta sería la trascendencia del pensamiento por medio del éxtasis, y así se confunda con el todo perdiendo la consciencia de sí misma. Plotino, uno de los neoplatónicos más importantes, estaba convencido de haber llegado algunas veces a este estado de unión total con el Todo.

El neoplatonismo como tal, murió en la Edad Medio, si bien influyó otras corrientes como la propia escolástica cristiana.

[1] Este paradigma sería muy similar al de Gurdjieff(al influyó el Gnosticismo al que a su vez inluyó el Neoplatonismo) , que definía en primer lugar el Absoluto, y luego varias “rayos de creación” a distintos niveles.

[2] Según Gurdjieff, habría una escala de niveles de cosnciencia definidos en el Universo, tal que cuando ascendemos un nivel, alguien o algo que estaba en ese nivel o bien desciende también un nivel, o asciende trasladando la “deuda” a un nivel superior.

[3] Grant Morrsion, en su obra “Los Invisibles”, expone una visión parecida: “El mundo físico es la parte del cielo que podemos tocar...”

7/01/2009

Keny Arkana y Eric Drooker: Los iniciados de los suburbios.





EL QUINTO SOL

Mi especie se pierde, los ánimos se calientan
la gente se detesta, guerra de egos
siglo XXI, cinismo y desprecio
no se respeta la tierra,
la locura alimenta las tripas,
fronteras, barricadas,
motines y porras,
gritos y baños de sangre,
bombas que explotan, política del miedo,
ciencia inmoral,
Insurrección de un pueblo,
Mercado de armas,
Nuevo orden mundial, fusión de terror,
El hombre, el animal mas depredador,
El sistema apesta a muerte, asesino de la vida,
Ha matado la memoria, para acabar mejor con el futuro,


La cabeza llena de discos,

los sentidos nos confunden.
El 3er ojo abierto, porque el cerebro nos confunde.
El ser humano se ha perdido, ha olvidado su fuerza,
Ha olvidado la luna, el sol y el átomo.
Inversión de polos, se dirige hacia el odio.
Ha perdido la razón por una excusa que divide,
el egoísmo como lema,
época miserable,
Odio colectivo contra rabia visceral,
Un resplandor en el corazón,
Una lágrima en el ojo,
Una oración en la cabeza,
un viejo dolor,
Un vivo rencor.
Allí donde muere el perdón,
Donde hasta la fe se asusta,
venga, ven, nos vamos.
Leyes hechas para el pueblo,
y los reyes tiranizan,


Corporativismo y "bisness" en lo alto de la pirámide,

Para que haya mas sangre, entre carros y metralletas,
Inocente,



en un cielo del color de las fábricas,

Un silencio de duelo, una bala perdida,
toda una familia llorando, un niño asesinado,
Milicias del Estado, paramilitares,
Locuras cerebrales, pueblos enteros arrasados,
Barrios de chabolas de miseria a la entrada de palacios,
Libertad robada, sinónimo de papeleo
Humanidad cambiada por una vida ilusoria,


Entre el estrés del día y las angustias de la noche,

La cabeza llena de neuras, los nervios crispados,
Caracterizan al hombre moderno, muy a menudo corrupto,
Y cuando la ciudad duerme, muchas veces llega,
una muerte silenciosa, un sin techo en medio del frío.
Cárcel de cemento, una venda en los ojos.
El combate es demasiado largo para ver un poco de luz.
Las familias se rompen y los padres escasean,


Los niños ya no ríen,


se construyen murallas,


Las madres se esfuerzan, uno de cada tres jóvenes en chirona,

Toda esta mierda es real, así que seguiremos enfrentándonos.
Es la mala tripa que nos come las tripas,
Una botella de Vodka, unos gramos de marihuana.
Algunos no vuelven, la presión es violenta.
Subutex inyectado en un charco de sangre,
Niños que se pelean, otro navajazo
Ya no es a casa donde los niños vuelven temprano.
Aprenden la astucia en un vaso de cólera,
Formateo de la calle, formateo escolar,
Cada uno su disco, cuando los mundos se encuentran,
es el choque de culturas, incluso el odio de la vergüenza.
Las barreras están ahí, en nuestras cabezas, bien calentitas
Los más duros se hunden rápido, es la ley del más débil,
Pero aquí nada es de color rosa, la monotonía continúa.


En los corazones heridos, que mueren a fuego lento.



No llores, hermana, porque tú diriges el mundo.


Tu corazón es noble, cree en ti y anímate.
No escuches a los bastardos que quieren verte triste.
Incluso la madre Tierra está enferma, pero la madre Tierra resiste,
El hombre se ha construido su mundo, aprendiz creador,
Lo ha estropeado todo, sanguinario depredador.
Babilonia es muy grande, pero no es nada en el fondo.
Salvo una vulgar mascarada, con perfume de ilusión.
Dueña de nuestros espíritus crédulos e inocentes.
Condicionamiento en masa, allí donde los nervios están en carne viva.
En el margen está la rabia, bastión de los galeotes.

Juntos somos el mundo y el sistema no es nada.

Toma conciencia, hermano, escucha a tu corazón.
Desconfía del sistema, asesino y mentiroso.
Aléjate del odio, que viene a buscarnos.
Humanidad humana, sólo el amor nos salvará.
Escucha el silencio cuando tu alma esté en paz.


Ahí está la luz, la luz ha llegado.

Verdad en nosotros mismos, fruto de la creación.
No olvides tu historia, no olvides tu misión.
Última generación con poder para cambiarlo todo.
La vida está con nosotros, no tengo miedo del peligro.
Así que levantemos nuestras voces para dejar de olvidar.
Fragmentos de polvo de estrella, ¿ a qué esperas para brillar ?
Hermanos y hermanas, reformemos la cadena,
porque sólo somos uno dividido en la carne.

volvamos a encontrar la alegría, la ayuda mutua, a levantarse.

Basta con un resplandor para destruir las tinieblas.
Este tiempo se sofoca, un olor a azufre.
El fin se siente, la Bestia embruja a las masas.
Los símbolos se invierten, se confunden los funerales.
La estrella que hace girar la rueda se acerca a nuestro cielo.
Tierra en agonía, malestar en el honor.
Locura, calumnia, poco corazón en el momento adecuado.
Ignorancia de la suerte y de la magia de la vida.
Afectado por el horror, formado en la supervivencia.
La época, lo peor, una parte de las consecuencias.
El bien, el mal, hoy elige tu bando.
El ser humano se ha perdido, demasiado preocupado por tener.
Las estrellas se ponen de acuerdo para devolvernos el camino,
cuadriculado encordado, pero pasa la luz.
Ten confianza en la vida, en la fuerza de tus sueños.
Todos tenemos un ángel de la guarda, está ahí si lo buscas.
Cuando el corazón sólo es uno, con el ánimo y el gesto.
El gran día se prepara, ¿no ves los signos?
La muerte no existe, es sólo el fin de los ciclos.
Este fin se dibuja, el humano se extermina.
Esperanza añil, las Pléyades nos designan.
Levanta la cabeza y comprende, siente la fuerza en tu ser.
Deja atrás Babilonia, dilucida el misterio.
Nada se echa a suertes, que el Cielo te bendiga.


Hijo del quinto Sol, lee entre líneas...


Hijo del Quinto Sol, Lee entre líneas.
La verdad se encuentra en nosotros,
porque la solución se encuentra en nosotros,
porque la vida se encuentra en nosotros. (x10)

3/24/2009

"El 'yo', es la madre de las ilusiones"


Bueno, alguien se preguntará: ¿sobre qué "freak" underground leeremos hoy?
Pues no. Hoy tenemos a todo un hombre de provecho, catedrático, médico, con cientos de publicaciones y un currículum de lujo. Suena aburrido ¿verdad? Pues de nuevo no. Los miembros de "La tripulación que nunca descansa" no conocen límites. Ni siquiera los límites de los roles sociales, tan relativos como todos.

Francisco J. Rubia Vila es Catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y también lo fue de la Universidad Ludwig Maximillian de Munich, así como Consejero Científico de dicha Universidad. Estudió Medicina en las Universidades Complutense y Düsseldorf de Alemania. Ha sido Subdirector del Hospital Ramón y Cajal y Director de su Departamento de Investigación, Vicerrector de Investigación de la Universidad Complutense de Madrid y Director General de Investigación de la Comunidad de Madrid. Durante varios años fue miembro del Comité Ejecutivo del European Medical Research Council. Su especialidad es la Fisiología del Sistema Nervioso, campo en el que ha trabajado durante más de 40 años, y en el que tiene más de doscientas publicaciones. Es Director del Instituto Pluridisciplinar de la Universidad Complutense de Madrid. Es miembro numerario de la Real Academia Nacional de Medicina (sillón nº 2), Vicepresidente de la Academia Europea de Ciencias y Artes con Sede en Salzburgo, así como de su Delegación Española. Ha participado en numerosas ponencias y comunicaciones científicas, y es autor de los libros: “Manual de Neurociencia”, “El Cerebro nos Engaña”, “Percepción Social de la Ciencia”, “La Conexión Divina”, “¿Qué sabes de tu cerebro? 60 respuestas a 60 preguntas” y “El sexo del cerebro. La diferencia fundamental entre hombres y mujeres”.


"" ...



El temor y el respeto a las serpientes es común a toda la raza humana y suele llenar los sueños de todas aquellas culturas de las que se ha estudiado su vida mental. No puedo entrar aquí en la importancia de la serpiente en los mitos, leyendas o cuentos de las diversas sociedades y en su extensísima simbología, como ser potente y ambivalente, como símbolo sexual, como dios benevolente y al mismo tiempo cruel o como ser relacionado con la salud y con la muerte. Aparece en sueños y tras la ingestión de drogas alucinógenas, y es considerado, como es sabido, un arquetipo, es decir, una imagen ancestral, por Jung.
...
Esta mezcla de fascinación y temor, innatos, explica, sin duda, que este animal ocupe un lugar especial en muchas mitologías y escritos sagrados, como en los Veda de la India, en los atributos de Asclepio, el dios griego de la medicina, en los emblemas de chamanes de Siberia o del Yenisei o en los atributos de demonios chinos como Fu-Hsi y Nu-kua, o de la diosa escorpión en Egipto, considerada la “madre de las serpientes”, por citar sólo unos pocos.
...
Como símbolo procedente del inconsciente, la serpiente suele reunir atribuciones contradictorias, como antes mencionamos, a saber, la vida y la muerte, el amor y la venganza, el poder y la traición, el engaño y la adivinación del futuro. Estos atributos pueden coexistir en la misma deidad sin que despierte ningún conflicto entre sus adoradores.
....

Sabemos que las percepciones nos engañan. Y también sabemos que estas se elaboran en la corteza cerebral que es quien les atribuye un significado a los impulsos que llegan de los órganos de los sentidos. El pensamiento también es fruto de la actividad de la corteza. Entonces habría que preguntarse: ¿por qué nos fiamos de nuestros propios pensamientos? ¿No habría que aplicarles el mismo rasero que a nuestras percepciones?

Quisiera terminar diciendo que al haber encontrado en el cerebro zonas cuya estimulación genera experiencias que tradicionalmente hemos llamado espirituales, el problema del dualismo que divide a la mente y al cerebro atribuyendo a aquella una sustancialidad inmaterial, está cercano a ser resuelto. En mi opinión, la postura dualista no es otra cosa que la aplicación de una de esas predisposiciones innatas de las que antes hablaba al mundo que nos rodea, dividiéndolo en términos antitéticos. Las experiencias místicas, de las que el ser humano es también capaz, no son dualistas, por lo que nos hace pensar que la visión dualista es sólo la aplicación de una de esas predisposiciones innatas, pero que no es la única que el cerebro posee. La historia de la humanidad nos dice que la visión global, holística, espiritual, del mundo también es posible, por lo que la generalización del dualismo a todo el cerebro no es, a mi entender, permisible. La razón, la lógica, incluso el lenguaje, son anteojos dualistas con los que observamos el mundo y concluimos, equivocadamente, que el mundo es dualista. Si así fuera, no debería existir la otra forma no tanto de “comprender” el mundo, sino de “vivirlo emocionalmente”, de unirse místicamente con él, como se ha definido la experiencia espiritual de la que el cerebro también es capaz.

Así, la espiritualidad queda siendo de orden distinto, pero no de procedencia, es decir, de origen también cerebral. Como he dicho en otro lugar, esto significa que la espiritualidad es algo inherente al ser humano, pero no para volver a un dualismo cartesiano ya casi olvidado de cuerpo y espíritu o cerebro y mente, sino para fundir ambos conceptos en el propio cerebro.
....
Hay varios argumentos que parecen confirmar que el yo es una construcción cerebral y de ellos voy a ocuparme a continuación. El primero es que el yo tiene un desarrollo ontogenético y aparece sólo tras algunos años de vida. El segundo es que parece ser una construcción cultural, es decir, que la experiencia de nuestra propia persona depende del entorno cultural en el que esta persona se desarrolla. Y el tercero es que este yo no es indivisible, sino que puede aparecer dividido en dos, en el caso de los enfermos con cerebro partido o escindido, o en múltiples yos en la enfermedad conocida como trastorno de personalidades múltiples.
....
Sin duda, nuestra civilización occidental ha acentuado enormemente esta cualidad, generando unos individuos especialmente poco sensibles a los intereses colectivos. Precisamente por ser algo individual, que nos diferencia de los demás, también nos separa de ellos. En palabras del psiquiatra E.E. Hadley: “la tragedia de la ilusión de la individualidad es que lleva al aislamiento, al temor, a la sospecha paranoica y a odios totalmente innecesarios”. Y otro autor, H.S. Sullivan, dice: “La individualidad enfatizada de cada uno de nosotros, el “yo”, es la madre de las ilusiones, la fuente siempre fecunda de ideas preconcebidas que invalidan casi todos nuestros esfuerzos para comprender a los demás”.
En la época que nos ha tocado vivir, de egoísmos feroces y de violencias, no está mal recordar las palabras del místico alemán Maestro Eckhart cuando dice: “La Sagrada Escritura pide a gritos liberarse del yo”.

...""

1/29/2009

La serpiente y el Principito

"... El principito, una vez que llegó a la Tierra, quedó sorprendido de no ver a nadie. Tenía miedo de haberse equivocado de planeta, cuando un anillo de color de luna se revolvió en la arena.


-¡Buenas noches! -dijo el principito.
-¡Buenas noches! -dijo la serpiente.
-¿Sobre qué planeta he caído? -preguntó el principito.
-Sobre la Tierra, en Africa -respondió la serpiente.
-¡Ah! ¿Y no hay nadie sobre la Tierra?
-Esto es el desierto. En los desiertos no hay nadie. La Tierra es muy grande -dijo la serpiente.
El principito se sentó en una piedra y elevó los ojos al cielo.
-Yo me pregunto -dijo- si las estrellas están encendidas para que cada cual pueda un día encontrar la suya. Mira mi planeta; está precisamente encima de nosotros... Pero... ¡qué lejos está!
-Es muy bella -dijo la serpiente-. ¿Y qué vienes tú a hacer aquí?
-Tengo problemas con una flor -dijo el principito.
-¡Ah!
Y se callaron.
-¿Dónde están los hombres? -prosiguió por fin el principito. Se está un poco solo en el desierto...
-También se está solo donde los hombres -afirmó la serpiente.
El principito la miró largo rato y le dijo:
-Eres un bicho raro, delgado como un dedo...
-Pero soy más poderoso que el dedo de un rey -le interrumpió la serpiente.
El principito sonrió:
-No me pareces muy poderoso... ni siquiera tienes patas... ni tan siquiera puedes viajar...
-Puedo llevarte más lejos que un navío -dijo la serpiente.
Se enroscó alrededor del tobillo del principito como un brazalete de oro.
-Al que yo toco, le hago volver a la tierra de donde salió. Pero tú eres puro y vienes de una estrella...
El principito no respondió.
-Me das lástima, tan débil sobre esta tierra de granito. Si algún día echas mucho de menos tu planeta, puedo ayudarte. Puedo...
-¡Oh! -dijo el principito-. Te he comprendido. Pero ¿por qué hablas con enigmas?
-Yo los resuelvo todos -dijo la serpiente.
Y quedaron en silencio."