1/24/2010

Nada es lo que parece.


Años 80, Hannover. La Guerra Fría envuelve las vidas de los ciudadanos como una niebla inevitable. Un grupo independiente de hackers se reúne frecuentemente para intercambiar conocimentos, en una época en la que informática aún era algo o bien marginal, o bien elitista. Karl Koch, un nombre de superhéroe [1] para un jóven nada común. Activista revolucionario y anti-nuclear, con frecuencia tuvo algo más que roces con su propio padre, que trabajaba en un diario conservador. Cuando éste murió, quedó totalmente huérfano (su madre murió años antes debido a un cáncer), heredando un despacho y una pequeña cantidad de dinero. No dudó en usar ambas cosas para hacer interminables fiestas.

Tras su ingreso en el CCC, se dedicó a pasar información secreta estadounidense a través del hacking, a la URSS. A pesar de su ideología cercana al anarquismo, lo hizo para beneficiar a los países del Este, más pobres y atrasados tecnológicamente. Inspirado por Robert Anton Wilson y su novela The Illuminatus! Trilogy, su nick de guerra fue Hagbard Celine y bautizó su PC como FUCKUP ("First Universal Cybernetic-Kinetic Ultra-Micro Programmer"). Sin embargo, pronto se vio envuelto en un mundo de drogas, paranoia, y lo que es peor, la romántica aventura social se transformó con el tiempo en una simple historia de mercenarios.


Karl, intentó salir de ese mundo, y colaboró finalmente con el Servicio Secreto Alemán aconsejado por un periodista sin escrúpulos que vino a acercarse a él en su momento más vulnerable. Muchos considerarán esto como una traición o una cobardía, pero supongo que la cocaína, las noches sin dormir, la juventud, haber estado en psiquiátricos, y estar en el punto de mira de las dos potencias mundiales, es un contexto a tener en cuenta. Las paranoias de Karl, eran sobre todo conspirativas: Sincronicidad con el número 23, simbología Illuminati detrás de las grandes corporaciones, etc. Es cierto que la cabeza de Karl estaba alimentada por la literatura de Robert Anton Wilson, las drogas y las emociones fuertes. Sin embargo como siempre pasa, quizás no estaba tan equivocado ni paranóico: Una vez rehabilitado se encontró su cadáver carbonizado en medio de un bosque. Nunca se aclararon las causas de su muerte. Tenía 23 años.


[1] Como menciona un personaje de la película Donnie Darko, todas palabras del nombre de superhéroes empeizan por la misma letra, paraasí ser más fáciles de recordar: Dare Devil, Peter Parker, Matthew Murdock...

Enlaces relacionados:

* Entrevista a miembro del CCC.
* 23: Nada es lo que parece.
* 23.com
* Hackmeeting