5/30/2010

Perdidos y el Wu Wei: Dejándolo ir.



Espontaneidad, expectativas no cumplidas. Final medio previsible, medio sorprendente a partes iguales.

Tras seis años, Perdidos llega a su fin. Pero todo final lleva asociado un inseprable principio. En este caso, el principio de poder comprender más la esencia de la serie con la perspectiva de haber visualizado todos los capítulos, para decepción de muchos que esperaban un final tipo solución de crucigrama, para obtener respuestas rápidas y que exigan poco esfuerzo, sin entender que el verdadero conocimiento es el que requiere de la experiencia, reflexión y asimilación propia.

"Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante."
- El Principito.

La serie, más allá del carácter comercial, desde mi punto de vista tiene un componente transformador, una intención mágica, típica de las auténticas obras de arte. Así, el final se ha centrado es develar el destino de los personajes principales, sin llegar a resolver los engimas de fondo, como son el origen y finalidad de la propia isla, de los números, etc. Probablemente, darán respuestas con cuentagotas en un futuro a través de DVDs, video juegos... aprovechando claro está, el tirón comercial. Pero la intención de este final es clara: Lo importante son los personajes, que aún siendo ficticios, hacen que desarrollemos una alta empatía por ellos, y al sintonizar con sus perspectivas y emociones, de desarrollen en nosotros procesos de transformación similares a los de ellos.

"Magia es la ciencia y arte de causar cambio en conformidad con la Voluntad."
- Aleister Crowley.

Al final ha resultado que todo fue "real", y que conformen iban muriendo los personajes, aparecián en una realidad paralela, algo así como un limbo o un purgatorio, una realidad atemporal , donde terminarían de realizarse cada personaje, con sus anhelos, miedos, virtudes y defectos, pero eso sí, todos juntos, a modo coral, demostrando que cuando cada cual encuentra su sitio, lo hace lo mejor que puede y logra mantener fuertes lazos con los demás basados en la confianza mútua, se pueden lograr grandes avances.

Volviendo a las sensaciones que nos generan la empatía. Algunos la habrán sentido por Claire cuando teme que haya enloquecido en la isla y no quiere que la veo su hijo Aaron. Alguien que esté en pleno proceso catártico y tenga un compromiso familiar masivo tal como una boda y no quiere que le vean en ese estado la compenderá perfectamente. Alguien que haya vislumbrado experiencias extrasensoriales sentirá cierto consuelo cuando Jacob le comenta a Hugo que no está loco, que hablar con personas fallecidas es algo estupendo. Y algún afortunado entenderá perfectamente el estado de Jack cuando está muriendo en la isla y vislumbrando la realidad paralela atemporal, tomando cosnciencia de todas las experiecnias vividas, que al final lo que nos queda antes de pasar al siguiente nivel, y también entenderá cuando la amplia perspectiva de la iluminación le llevan a decir a Desmond que Ana Lucía aún no está preparada para dar el salto, y no tiene ninguna prisa, lástima o ansia por "despertarla" pues él ya no está sujeto a la farsa del tiempo.

La idea de esta realidad paralela es similar al concepto en Donnie Darko de universo tangente , donde Donnie tiene una segunda oportunidad para vivir la experiencias necesarias para aceptar su destino y como dicen en Perdidos "Let go", dejar ir todo, practicar el desapego, el Wu Wei de los taoístas.

LET IT GO

"El Tao nada hace y, sin embargo, nada queda sin hacer".Estas famosas palabras de Lao-Tse no pueden ser tomadas en su sentido literal, puesto que el principio de la “no-acción” (wu-wei) no equivale a inercia, pereza, laissez-faire o mera pasividad. Wu-wei, en el sentido de “no forzar”, es lo que queremos expresar cuando nos referimos a seguir la corriente, orientar las velas con el viento, seguir la marea en su fluir y adaptarse para conquistar

- "El camino del Tao". Alan Watts
"¿Sabes lo que me sucede cuando muero? Estoy allí esperando a que todo vuelva a empezar. Y lo peor de todo es la angustia que tengo. Sé que tengo que volver a empezar pero no quiero, y estoy allí, suspendido entre la vida y la muerte. Creo que a los muertos de vuestro mundo les sucede algo parecido. Les gusta quedarse allí para ver cómo los vivos les lloran. Se vuelven perezosos, entran como en un sopor. Pierden, sin darse cuenta, la energía de volver a empezar. Pero luego, a medida que los vivos se olvidan de ellos, o por lo menos dejan de llorar, es normal el tiempo lo borra todo. Cuando llegan a ese punto, no tiene sentido quedarse allí. Se aburren como ostras. Recuperan la energía para empezar de nuevo. Y van a buscarse otra vida. En mi opinión tendrías que dejar libre a tu Lisa. Deja que se vaya."
- Nirvana.

Volviendo al tema central, los personajes, todo parece indicar que Hugo heredó una isla ya sin humo negro, con un Ben redimido de segundo y con una metología distinta a la de Jacob para traer gente con la intención de... ¿redimirla? ¿conservar la luz de la isla? No queda claro.

Desmond tras su larga odisea posiblemente pasó unos años felices junto a Penny y su hijo, Kate gastó otros años echando de menos a Jack, Claire disfrutó de su hijo y Sawyer viviría unos años como alguien completamente distinto al timador que fue. Bueno, y Lapidus... Lapidus parece que hace tiempo que aceptó ser un segundón que está ahí sólo para pilotar magistralmente y tener la posibilidad de que alguien escape. Nunca sabremos mucho sobre su vida, a mi entender este sí que es un mal gesto por parte de los guionistas, un personaje superfluo introducido con un descarado calzador.

Así, tras ir muriendo cada uno de los personajes, se reencontrarían todos en esa realdiad paralela gracias a la sincronicidad y al alumno aventajado Desmond. Cada personaje va "recordando" al más puro estilo Platón (para él, el proceso de adquirir sabiduría era literalmente recordar el Mundo de los Ideas) y experimentan estos shocks cuando experimenta sensaciones intensas. La mayoría cuando encuentran a su "media naranja", Locke cuando recupera la sensibilidad en las piernas etc.



Así nuestro alumno aventajado Demond y su innata habilidad para soportar (¿y atraer?) descargas electromagnéticas, será, usando el paradigma de Gurdjieff, el agente externo que hará que nuestros personajes se "recuerden a sí mismo", recuerden quienes verdaderamente son.



Referencias:

Una interpretación estupenda del último episodia en particualr y de la serie en general: phorge.com

1 comentario:

  1. No había pensado lo del componente que transforma al espectador a través de la trayectoria de los personajes, pero me gusta bastante. Lo que sí había pensado es que al identificarse con cualquiera de ellos uno sienta cierto consuelo, cosa que también me gusta. Mi opinión ya la sabes, guapetón, me encanta la serie!!!, el tao de sofá
    y no tanto el wu wei, pero en ello esto, habrá que ir practicando....
    Claudia

    ResponderEliminar